Proceso de validación

Para llegar a la conformación actual de los criterios de Escala i, se llevó a cabo un proceso de construcción que consideró diversos pasos: la selección de un consultor internacional, la consulta de construcción de criterios con la comunidad académica, la construcción de las definiciones, la validación de los criterios, ejercicios de validación con los diferentes niveles directivos y académicos de la institución y la validación de los académicos involucrados en proyectos de innovación educativa.

El consultor internacional seleccionado fue Pearson Educación, con la participación y asesoría de un grupo sus expertos internacionales, liderado por Sir Michael Barber, quien actualmente es Chief Education Advisor de Pearson y ha sido asesor en el área de educación del ex Primer Ministro Tony Blair en el Gobierno Británico, líder de la Práctica de Educación Global en McKinsey, entre otras posiciones destacadas.

La consulta por medio de 12 focus groups con el cuerpo de académicos que a través de las sesiones compartieron su visión, definiciones y los criterios que consideraban debía conformar este marco de referencia para evaluar los proyectos de innovación educativa. Una vez concluido el primer borrador, se validó por medio de una encuesta nacional a todos los académicos de la institución, a los que se invitó a que expresaran sus opiniones sobre los criterios establecidos.

Una vez establecido el primer borrador la definición de conceptos, los criterios, la escala y los instrumentos para evaluar los proyectos, se realizó el trabajo metodológico y de consulta con los directivos de primer nivel de la institución, incluyendo a los líderes de los procesos de valor, directivos académicos de las zonas y la representación de la Escuela de Educación, Humanidades y Ciencias Sociales y de algunos profesores distinguidos por sus proyectos innovadores. Como resultado de esta reunión se realizó un ajuste a los criterios y los instrumentos que conforman Escala i.

A partir de este borrador casi final, se llevaron a cabo dos reuniones y ejercicios regionales de validación de definiciones, criterios e instrumentos en cada zona, para un total de seis. En cada zona se validaron las definiciones, los criterios e instrumentos con directivos académicos de rectoría y directivos a cargo de innovación educativa. En otra reunión se validó con profesores que han participado en la institución con proyectos innovadores. Como resultado de estas validaciones y ejercicios se llega a una versión casi final de Escala i.

Finalmente, se realizó un ejercicio con 60 miembros del área de innovación educativa institucional, para la validación de los criterios, las escalas y la metodología.

Todo este proceso da como resultado la conformación de las definiciones, los criterios, la escala, los instrumentos para medir los criterios de forma cualitativa, el conjunto de herramientas ejemplo para obtener evidencias para la evaluación de los proyectos, el diseño de una herramienta tecnológica que los soporta y los manuales para la aplicación.